impresionismo

Impresionismo

Muchos eventos en la ciencia, la literatura, las artes y otros movimientos coparon la escena durante diferentes épocas, los cuales surgieron como consecuencia de procesos políticos, sociales e incluso raciales en los que a través de libros, ensayos, proclamas, pinturas, etc., se daban a conocer las problemas de esas épocas.

Uno de estas corrientes fue el impresionismo, el cual se define como un movimiento artístico que inicialmente se creó para la pintura impresionista. Fue un estilo pictórico que se originó en Francia en la segunda mitad del siglo XIX.

En el impresionismo el manejo de la luz se considera como un factor elemental para alcanzar el balance y la belleza en la pintura. Asimismo, se caracteriza por su persistente experimentación con la iluminación en la pintura.

Los cuadros impresionistas se elaboran técnicamente con manchas bastas de colores, que operan como puntos de policromía más amplia. Para observar los lienzos es necesario tomar cierta distancia, para que aparezcan o se puedan observar las figuras, luces y sombras.

Por ese motivo, si sus predecesores pintaron formas con identidad, los impresionistas lo hacían en el momento de luz. Estos aspectos fueron clave para el desarrollo y evolución del arte posteriormente, mediante el surgimiento de otros movimientos como el posimpresionismo y las vanguardias.

El origen del nombre como tal tuvo lugar durante la primera exhibición de un grupo de jóvenes pintores en 1874, en la denominada “Société Anonyme Coopérative des Artistes, Peintres, Sculpteurs, Graveurs” de París, Francia.

La famosa obra de arte “Impresión”, del artista francés Claude Monet, la cual fue exhibida en ese entonces fue la que dio pie al nombre del estilo artístico impresionista hasta nuestros días.

La naturaleza del impresionismo marcó un estilo que originó la primera ruptura del proceso que luego desembocaría en el arte moderno. Es por eso que en los cuadros de principios del siglo XIX, no se valoraban los bodegones ni los paisajes.

Al respecto, el impresionismo no solo abrió los ojos del espectador a la técnica, sino también a la captura de paisajes cotidianos vistos desde otras perspectivas y a la variedad de formas. Los colores se conjugan en formas de un naturalismo extremo y son poco mezclados y puros.

Es de resaltar que uno de los factores que más unieron a estos grandes exponentes de la pintura, es la intención de reproducir escenas de la vida cotidiana de las personas de un modo creativo. En la mayoría de los casos, se distinguen por sus imágenes desenfocadas, la estética y las obras de apariencia inacabada.

Pintores

Entre los artistas más importantes de este movimiento impresionista, que destacaron por la calidad, estilo y contenido de los mensajes que plasmaban en sus cuadros, se encuentran:

Camille Pissarro (1830-1903), Édouard Manet (1832-1883), Edgar Degas (1834-1917), Alfred Sisley (1839-1899), Paul Cézanne (1839-1906), Claude Monet (1840-1926), Jean-Frédéric Bazille (1841-1870), Pierre-Auguste Renoir, (1841-1919), Berthe Morisot (1841-1895), Mary Cassatt (1844-1926), Gustave Caillebotte (1848-1894).

Estos pintores respondieron a través de sus obras a la polémica social y política de la Europa de entonces, haciendo arte mirando lo mismo de distintas maneras, en lugar de buscar un paisaje u objeto diferente, haciendo énfasis en la colaboración o la suma de cada grupo social.

Cambios y características

Es importante señalar, que para entender los cambios que se originaron con la aparición del impresionismo, hay que ahondar en el contexto histórico social de este movimiento, cuyo objetivo principal es sustituir la “belleza” como ideal dominante, por uno nuevo de “libertad”.

Impacto del ferrocarril: En este campo se experimentó por vez primera el concepto de “velocidad”, en el que la retina captaba una “realidad distorsionada”.

Impacto de la fotografía: La fotografía rompió con planteamientos clasicistas anteriores, demostrando que lo que determina la visión es el color y no el dibujo. También trajo consigo el concepto de la instantánea.

Impacto del óleo en tubo: Trajo consigo una consecuencia revolucionaria, a mediados del XIX, lo que llevó al artista a salir del taller para pintar al aire libre.

Impacto de la naturaleza y de la luz: Cuando el artista se encuentra al aire libre devela una nueva realidad, llena de luz, ya que gracias esa proyección es posible el color.

Impacto del tiempo: El tiempo es un tema que obsesiona al hombre y en particular al pintor. La técnica de los nuevos pintores necesita de una pincelada rápida y hábil.

Dichos cambios condujeron a que el Impresionismo tuviera características concretas:

El paisaje como tema principal:

El paisaje ofrece un campo donde todos los artistas impresionistas se ven concentrados y realizados: el aire libre, el contacto con la naturaleza y el encuentro con la luz, por lo que este es uno de los géneros más fructíferos en el movimiento.

Técnica

La técnica empleada por los impresionistas recibió duras críticas por parte de un sector más conservador, pues afirmaban que “los nuevos” estrujaban los tubos sobre los lienzos. Por ello, rechazaban la técnica rápida, de largas pinceladas que caracterizaban a los impresionistas.

Color

Los impresionistas apuestan por el color puro, aunque podían permitirse mezclarlos sobre la superficie del lienzo. Además, eliminan el color negro, ya que observan que las sombras nunca son negras, sino coloreadas. Argumentan que el blanco puro no existe, sino que la luz lo carga de innumerables matices.

Ausencia de perspectiva:

Los impresionistas apuestan por una pintura plana y bidimensional porque así es como lo percibe nuestra retina. Así lo anticipó Manet con su obra Pífano.

Obras

Entre las principales obras del impresionismo destacan muchas que a lo largo de los años siguen teniendo marcada referencia. A continuación se nombran las siguientes:

El Desayuno sobre la hierba de Édouard Manet (1862-1863). Inicialmente se llamó «Le Bain» o «El Baño». En esa época, el público se ofendió por la representación de una mujer desnuda entre los hombres vestidos.

Pierre-Auguste Renoir, La Grenouillère, 1869. Este cuadro muestra lugar de descanso muy popular en las orillas del río Sena frecuentado por la alta sociedad. La Grenouillère contaba con un restaurante y era un lugar idóneo para bañarse y navegar en canoa.

Edgar Degas, le Foyer de la danse, 1872. Aquí el artista eligió para la obra un lugar que muestra la vida cultural y mundana de París en esa época, cuya escena se desarrolla en una sala de danza, durante un ensayo de ballet.

Berthe Morisot, Le Berceau, 1872. En este cuadro, Morisot evoca el tema de la maternidad y de la ternura entre madre e hijo.

Alfred Sisley, Le Pont à Villeneuve-la-Garenne, 1872. Aquí Sisley pinta el puente y las orillas del Sena como se aprecian en Villeneuve-la-Garenne en verano. En el mismo lugar, también pintó Rives de Seine, Villeneuve-la-Garenne.

Escarcha blanca de Camille Pissarro, 1873. El pintor elige representar la naturaleza en su forma más simple: un prado cubierto de escarcha al amanecer, en el que camina un campesino cargando un haz de leña.

Paul Cézanne, Étude – Paysage à Auvers, 1873. Cézanne fue fuertemente influenciado por el movimiento impresionista cuando pintó este cuadro, por lo cual decidió estudiar el estilo de los impresionistas. Fue ayudado por Camille Pissarro.

Édouard Manet, Claude Monet peignant dans son atelier, 1874. Manet pinta el retrato de su amigo Claude Monet pintando a bordo de su barco en Argenteuil.

Baile en el Moulin de la Galette de Pierre-Auguste Renoir, 1876. Fue expuesto en el Salón de los impresionistas de 1877.

Relevante

En resumen, el impresionismo fue un movimiento que insistió en la consolidación de una nueva representación de la realidad y que marcó la historia del arte de la Europa de la época.

También en la década de 1850, los pintores Monet y Manet también se inspiraron de las estampas japonesas, en particular de artistas como Hokusai e Hiroshige. Ambos pintores, de hecho fueron influenciados de manera determinante por este arte del Extremo Oriente, por lo que Monet llegó a poseer una colección de unas 250 piezas.

Impresionismo
4.3 (86.67%) 3 votos