cubismo

Cubismo

En el campo de la artística muchos autores surgieron en varios siglos con aportes importantes para este arte, el cual fue plasmado en diferentes pinturas y obras con especial relevancia en temas que afectaban a la Europa de entonces y a otros continentes como el americano.

En lo artístico como tal surgió el cubismo, un movimiento desarrollado a comienzos del siglo XX, específicamente en 1907, nacido en Francia y encabezado por autores de la talla de Pablo Picasso, Jean Metzinger, Albert Gleizes, Georges Braque, Robert Delaunay, María Blanchard, entre otros.

Se puede decir que es una tendencia fundamental, ya que dio origen al resto de las vanguardias europeas del siglo XX. Al romper con la perspectiva, el último estatuto renacentista vigente a principios del siglo XX, el cubismo es considerado como la primera vanguardia.

En las obras cubistas, desaparece la perspectiva tradicional. Trata con figuras geométricas, fragmentando líneas y superficies de forma de la naturaleza, adoptando la denominada «perspectiva múltiple», que representa en un mismo plano todas las partes de un objeto.

Son muchas las representaciones que se pueden describir en un cuadro cubista, siendo parte de estas en que en relación al rostro humano, la nariz se coloca de perfil y el ojo de frente, tampoco existe un punto de vista único y en algunos casos el objeto acaba siendo representado por un solo aspecto.

Por esta razón fue que dicho movimiento se fue consolidando en el tiempo, sustentado por hombres y mujeres que impulsados por el uso de figuras geométricas, rompieron con los modelos estéticos que únicamente valoraban la perfección de las formas.

Orígenes

Como se señaló anteriormente, el cubismo fue fundado en París por el insigne artista español Pablo Picasso y los franceses Georges Braque y Robert Delaunay. El punto de partida de este movimiento innovador, se debe principalmente a la pintura «Les  demoisellers d’Avignon»  (o «Las señoritas de Avignon») de Picasso.

Asimismo, en el arte cubista cada aspecto de la obra debe ser analizado y estudiado de modo individual, por lo cual es considerado un «arte mental». En este prevalecen cubos, cilindros y esferas como formas usuales en el arte cubista, que se diferencia del abstracto por el uso concreto de todas las formas.

Aparte de Picasso y Braque, otros artistas inmortalizados en forma de iconos en este movimiento vanguardista fueron Juan Gris  (1887 – 1927) y Fernand Léger (1881-1955).

Características

Dada la geometrización de las formas y volúmenes, en el arte cubista predominan las líneas rectas, modeladas básicamente por cubos y cilindros. Esta técnica causa una sensación de pintura escultórica, debido a que renuncia a la perspectiva, así como al «claroscuro» y empiezan a utilizase colores neutros, predominando el blanco, negro, gris, ocre y el marrón.

En torno al plano conceptual, el cubismo como arte se puede considerar que centra en el ejercicio mental la forma de expresar ideas, puesto que la naturaleza pasa a ser retratada simplificadamente al romper con la perspectiva consagrada de las líneas de contorno.

En otras palabras, permite una mayor abstracción de los atributos estéticos de la obra, a la vez que rechaza la idea del arte como imitación de la naturaleza pura. Cabe resaltar, que las naturalezas muertas urbanas y los retratos son temas recursivos de obligado uso en este movimiento.

Fases

Por otro lado, en el movimiento cubista se identifican tres fases, como son: El cubismo escénico (1907 – 1909), analítico (1910 – 1912) y sintético (1913-1914).

Cubismo escénico

Conocido como «cubismo preanalítico», es considerado la fase inicial de este arte, donde la principal base era el trabajo de Cézanne, con fuerte influencia del arte africano que daba uso a formas simplificadas. Al respecto, las obras de Paul Cézanne sirvieron de inspiración para que el arte cubista se consolidara en el tiempo.

Cubismo analítico

En este campo, el «cubismo puro» es considerado de difícil interpretación, donde las figuras son descompuestas, mediante el uso de diversas formas geométricas. Los tonos monocromáticos, con predominio del verde, marrón y gris están presentes en cada una de las obras.

Cubismo sintético

Para la reconstrucción de las imágenes que antes eran descompuestas, privó como característica principal de esta fase la introducción de la técnica de pegado.

En esta etapa, a diferencia del cubismo analítico, las imágenes pasan a mantener su fisonomía, pero de un modo reducido, presentando solo lo que es esencial para su reconocimiento.

Literatura

El cubismo de la misma manera se manifestó en el campo literario, a pesar de que se considera fue más fuerte en las artes plásticas.

Como principales características, la literatura cubista presentó la elaboración formal del texto, destaque para los espacios en blanco y negro y el uso de la impresión tipográfica. El escritor y poeta francés Guillaume Apollinaire, es considerado el más importante exponente de la literatura cubista.

Artistas

En paralelo, este movimiento artístico contó con importantes autores, que a continuación se nombran:

Pablo Picasso (1881-1973)

Este artista español que vivió 92 años, pasó por diversas fases:

La fase Azul, 1901-1904, que está representada por la tristeza y el aislamiento provocados por el suicidio de Casagemas, su amigo, hechos que son evidenciados en esta etapa en la desesperación humana y la recreación de la miseria.

La fase Rosa, 1904-1907. Aquí con la pasión de Picasso por el circo, dio origen a muchos diseños sensuales y eróticos, y se inician los ciclos de los saltimbancos y del arlequín. Luego, al descubrir las artes africanas, comprende que el artista negro no pinta o esculpe de acuerdo con la tendencia de un determinado movimiento estético.

Con la obra Les Demoiselles d’Avignon, en 1907, comienza a elaborar la estética cubista, que destaca en la obra Guernica en 1937.

Georges Braque  (1882-1963)

Junto con Pablo Picasso, este pintor y escultor francés fueron los inventores del cubismo. En la empresa de pintura decorativa de su padre, fue que Braque dio inicio a su conexión con los colores.

En París, en 1906, fue que el pintor expuso sus primeras obras en el estilo de colores puros y de formas simples.

Juan Gris (1887-1927)

Este pintor español se unió al cubismo en 1912. El factor de racionalización tenía un gran peso en este lúcido hombre de la época. Por tal motivo, no se entregó de lleno a la inventiva de Picasso y Braque, por lo que mantuvo el cubismo en una composición formal más rígida y fría.

No obstante, una de sus más importantes contribuciones al cubismo fue la de introducir una visión nueva como el espacio-tiempo, en la que buscaba expresar las etapas de su aprehensión en el tiempo.

Fernand Léger (1881-1955)

Desarrolló su trabajo en el cubismo en una dirección diferente a la de Braque y Picasso. En su cuadro «Desnudos en el bosque», Léger plasmó la geometría contenida en los objetos naturales, y los pasó a pintar como cilindros y conos.

Es de resaltar que este artista no llegó a alcanzar el grado de abstracción de los dos maestros cubistas por excelencia, como lo fueron Picasso y Braque.

En América Latina

En cuanto a los exponentes del arte cubista en América Latina, destacan el cubano Wilfredo Lam y el mexicano Diego Rivera, siendo sus máximos representantes en el continente. Lam fusionó la herencia cultural afrocubana con la vanguardia europea, dando origen al nuevo lenguaje pictórico.

Igualmente destacaron en el año 1930 Joaquín Torres García y Emilio Petorutti.